La Realidad Virtual se define como un conjunto de entornos en tres dimensiones donde las personas interactúan en tiempo real produciendo la sensación de inmersión en esa realidad creada. Más de 25 años de evidencia científica validan la eficacia de Realidad Virtual en los tratamientos de salud mental. El uso de las nuevas tecnologías permite poder construir realidades estimulantes y relevantes para la intervención, y poder manipular determinadas variables para crear un entorno personalizado y adaptado a las necesidades de cada paciente.

 

La ansiedad es uno de los síntomas más prevalentes en nuestro entorno, identificándose en la mayoría de pacientes que se encuentran ingresados en las unidades de hospitalización de psiquiatría.  Los trastornos depresivos, bipolar, por uso de sustancia, de personalidad, el TCA, etc.. todos ellos suelen cursar con ansiedad y quienes los padecen, ven mermada de forma ostensible su calidad de vida.

El abordaje específico de la ansiedad durante el ingreso es fundamental no únicamente para lograr una remisión temprana de la patología, sino también para mejorar el confort y el bienestar del paciente durante este periodo de recuperación.

Entre las distintas estrategias de abordaje no farmacológicos de la ansiedad destaca por su utilidad y aceptación el mindfulness. El mindfulness es una técnica de meditación que consiste en concentrarse en el momento presente desatendiendo cualquier otra consideración o estímulo asociado. En los últimos años se ha incrementado la práctica de esta técnica a raíz de la mejoría experimentada por quienes lo practican y los buenos resultados observados en la clínica.

Sin embargo, en el contexto hospitalario el paciente no siempre se encuentra en condiciones idóneas para practicar técnicas de relajación y meditación como es el mindfulness.  La propia ansiedad, el estrés, el contexto ambiental…constituyen algunas barreras a la hora de ensayar esta técnica. Con la aplicación de la Realidad Virtual es posible dar acceso a esta terapia a nuestros pacientes hospitalizados, pues resulta una tecnología vanguardista muy útil para personas con dificultades para visualizar mentalmente contenidos.

Con esta tecnología, el paciente hospitalizado es capaz de trasladarse a escenarios proclives a la meditación, como puede ser una playa soleada, un lago con árboles o un bosque montañoso. A su vez, el terapeuta puede monitorizar y controlar la simulación mientras interactúa con el paciente, regulando los estímulos que se encuentran en su campo visual así como las características del entorno. Todo ello facilita un entorno proclive para la relajación y permite una mayor efectividad del mindfulness.

La aceptación del mindfulness con Realidad Virtual es muy alta, siendo valorada muy positivamente por los pacientes ingresados en UPA. La Realidad Virtual está permitiendo lograr una mayor remisión de la ansiedad y una mejoría del bienestar de los pacientes, a la vez que permite disminuir la necesidad de tratamiento farmacológicoAsimismo, facilita al paciente el aprendizaje de forma amena de la técnica de mindfulness para que, posteriormente, pueda seguir practicándola en su vida diaria.

 

Así pues, la meditación y la Realidad Virtual se conjugan para permitir una aproximación novedosa y eficaz en el tratamiento de la ansiedad y el malestar emocional a través del mindfulness tanto en los pacientes que se encuentran ingresados en UPA como aquellos que deseen vincularse a nuestro Hospital de Día.

Christian Fadeuilhe

Médico Psiquiatra. Coordinador Asistencial de UPA.

Máster en Psiquiatría Legal por la Universidad Complutense de Madrid
Máster en Gestión Clínica y Sanitaria en Salud Mental por la Universidad Pablo de Olavide