En el ámbito de la atención psiquiátrica el hospital de día se erige como un recurso intermedio entre la hospitalización y el tratamiento ambulatorio en consulta externa.

 

Desde una perspectiva histórica, los primeros hospitales de día de psiquiatría fueron introducidos en los años 30 en la Unión Soviética para, posteriormente, extenderse a los Estados Unidos, Francia y al resto de países europeos. En el año 1947 se realizó en la Asociación Americana de Psiquiatría la primera comunicación científica sobre el hospital de día, presentando a partir de aquel entonces un progresivo desarrollo e implantación en la red de Salud Mental de los países occidentales. Si bien inicialmente se erigieron como una mera alternativa al ingreso hospitalario focalizada en el tratamiento psiquiátrico, a partir de los años 70 se introduce el enfoque socioterapéutico centrado no únicamente en la patología del paciente sino también en sus condicionantes personales y sociales.

 

Desde finales del siglo XX hasta la fecha, los hospitales de día han presentado una rápida evolución e implementación, siendo considerado actualmente un recurso asistencial elemental de la red psiquiátrica asistencial.  Así pues, el hospital de día tiene por objetivo proporcionar un programa de tratamiento psicoterapéutico y psiquiátrico intensivo a aquellos pacientes con descompensaciones psicopatológicas que requieren atención continuada sin necesidad de tratamiento en régimen de hospitalización total.

 

Así pues, el hospital de día es un recurso que ofrece un abordaje psiquiátrico, psicoterapéutico y social en régimen de semi-hospitalización. Esta característica, la hospitalización parcial, es uno de los aspectos más relevantes del hospital de día, pues permite tanto al paciente como al terapeuta transitar progresivamente de la hospitalización al tratamiento ambulatorio. Combinar un abordaje psicoterapéutico y multidisciplinar intensivo durante el día con la estancia del paciente en su domicilio y en su entorno habitual durante la tarde y la noche, permite al paciente consolidar su mejoría, desarrollar estrategias de adaptación a su entorno habitual y ver ajustado su tratamiento a las necesidades reales que éste le plantea.

El hospital de día no únicamente permite acortar el ingreso hospitalario y asegurar un mejor seguimiento y tratamiento al alta, sino también se muestra especialmente útil a la hora de reducir hospitalizaciones. En aquellos casos en los que el terapeuta considera que el paciente se encuentra en situación de crisis o cree necesario realizar una intervención psicoterapéutica o farmacológica intensiva, el hospital de día puede brindar el marco idóneo para este tipo de intervenciones evitando, en la mayoría de los casos, la necesidad de realizar un ingreso hospitalario.

 

Ante la demanda que tanto los profesionales de la psiquiatría y la psicología como, sobre todo, nuestros propios pacientes realizaban de una unidad de hospitalización parcial y de acuerdo con los criterios de excelencia, profesionalidad y enfoque multidisciplinar centrado en el paciente que basan nuestro modelo asistencial en la Unidad de Agudos UPA, este año 2021 hemos inaugurado el hospital de día UPA.

Se trata de un hospital de día multidisciplinar, moderno, centrado en las necesidades específicas de cada paciente, con una atención individualizada y coordinada con el terapeuta externo. La visita psiquiátrica se complementa con el abordaje psicoterapéutico individualizado y grupal, así como con la participación en distintos talleres centrados en el autocuidado, la autonomía o el desarrollo de la socialización. Además de la asistencia diaria por parte de enfermería y de medicina interna, nuestro hospital de día implementa terapias novedosas como son el mindfulness mediante realidad virtual, así como la realización de actividad física en el área de gimnasia o en la piscina de nuestro centro.

Así pues, el Hospital de Día UPA abre sus puertas con el aval del exitoso modelo de UPA y con la vocación de ofrecer una atención individualizada, multidisciplinar y rehabilitadora.